Los peces más inteligentes viven más tiempo

Una nueva investigación sobre guppys publicada recientemente en la revista Functional Ecology ha encontrado que los tamaños cerebrales más grandes se correlacionan con tasas de supervivencia más altas.

Los Peces Más Inteligentes Viven Más Tiempo

Los altos niveles de depredación desarrollan cerebros más grandes

El pez guppy es una opción popular para los acuarios tropicales de todo el mundo. Es un pez pequeño, colorido y activo que se encuentra en la mayoría de los ambientes de agua dulce y salobre del mundo.

Originario de partes del Caribe y el norte de América del Sur, se han introducido poblaciones en otros lugares, y estas son extensas, ya sea accidentalmente o deliberadamente para el control de mosquitos.

Los científicos que estudian estos peces han descubierto que los guppys machos que están expuestos a altos niveles de depredación a menudo desarrollan cerebros más grandes en comparación con sus contrapartes que viven en entornos de menor riesgo.

Esto sugeriría que el mayor tamaño del cerebro es fundamental para garantizar mejores tasas de supervivencia en condiciones de alta depredación. En pocas palabras, estos guppys más inteligentes viven más tiempo.

Los Peces Más Inteligentes Viven Más Tiempo

Gran parte de la investigación sobre los guppys se centró en el cerebro femenino, que es físicamente más grande que el del macho. Esto se debe a que las hembras no solo alcanzan un tamaño adulto mayor, sino que tienden a vivir más tiempo y tienen una historia de vida más cuidadosa.

Investigaciones anteriores encontraron que las guppies hembras con cerebros más grandes preferían aparearse con los machos más vigorosos y coloridos. Sin embargo, en ese momento, no estaba claro si los guppys machos tenían algo que ganar con el desarrollo de cerebros más grandes.

La investigación reciente se llevó a cabo en el norte de Trinidad, un país al sur del Caribe que ha tenido gran parte de sus vías fluviales colonizadas por el ubicuo guppy nativo. Se seleccionaron y evaluaron dos ríos independientes: el Aripo y el Quare.

Guppy

Ambas rutas fluviales estaban marcadas por cascadas, y se encontró que en cada caso, el área sobre la cascada tenía un número bajo de peces depredadores, y en la región debajo de las cataratas, los peces depredadores eran prolíficos. Se recolectaron guppys machos de las áreas tanto arriba como debajo de las cascadas en ambos ríos.

Se encontró que los guppys machos ubicados en las áreas pobres en depredadores por encima de las cascadas tenían, en promedio, un tamaño de cerebro más pequeño en comparación con sus contrapartes que viven debajo de la cascada correspondiente en las aguas más peligrosas y ricas en depredadores.

Sin embargo, no estaba claro si los guppys habían desarrollado cerebros más grandes como resultado de un proceso evolutivo largo y complejo, o si podían aumentar el tamaño del cerebro durante una sola vida como resultado directo de la exposición a un entorno de alto riesgo.

Tomando una muestra de guppies de aguas que contienen una gran cantidad de depredadores, los científicos luego criaron a los jóvenes de este grupo en el laboratorio.

Las crías se dividieron en dos grupos separados, y el primero fue expuesto a un pez depredador en un acuario adyacente (que podían sentir a través de la vista y el olfato) durante 5 minutos por sesión, 5 veces por semana, durante los primeros 45 días de su vida. vive. El segundo grupo de guppys fue monitoreado como grupo de control y alojado en un acuario libre de depredadores.

guppys

Los resultados indicaron que los machos que estuvieron expuestos a señales de depredadores durante su desarrollo tenían cerebros mucho más grandes en comparación con los del grupo de control.

Sorprendentemente, bajo las condiciones percibidas de amenaza, los cerebros de esos guppies machos en particular se habían vuelto un 21% más pesados ​​en solo 45 días, lo que demuestra que las condiciones de depredación podrían influir rápidamente en los atributos corporales entre la población de guppies.

Dado que los guppies machos suelen ser mucho más coloridos en comparación con las hembras y, por lo tanto, más obvios para los depredadores, son naturalmente más pequeños que las hembras para ayudar a evadir la depredación.

Sin embargo, parece que cuando están expuestos a un número inusualmente alto de depredadores, es probable que un aumento en el tamaño del cerebro y la agilidad mental aumenten sus posibilidades de supervivencia.

Si te gustado, por favor comparte este post en tus redes sociales favoritas para que podamos llegar a más gente. ¡¡Muchas Gracias!! 😉

También te puede interesar: