Curar la roca viva

Hoy le damos un rápido vistazo a cómo y porqué debemos curar la roca viva antes de introducirla en nuestro tanque de agua salada.

CURAR LA ROCA VIVA

Curar La Roca Viva

Desafortunadamente, cuando la roca viva se recolecta de los arrecifes de coral y se importa a almacenes acuáticos, se mantiene en condiciones menos que ideales.

Para cuando ha llegado, muchas de las pequeñas criaturas que habitan naturalmente la roca, como los gusanos de cerdas, los camarones, los cangrejos, las algas coralinas, las esponjas y los delicados gusanos de tubo en las superficies exteriores, se reducen considerablemente en número. Es por eso que la roca viva necesita curarse antes de introducirla en nuestro acuario marino. Necesita tiempo para recuperarse y reponerse.

Curar La Roca Viva

Para curar la roca viva, colocamos la roca en agua de mar recién preparada y proporcionamos mucha circulación alrededor de la roca para eliminar la materia en descomposición.

La roca también se cepilla suavemente y se gira con regularidad para garantizar que los poros y las grietas no se bloqueen. El agua contenida en el ‘contenedor de curado de rocas’ se contamina fuertemente, aquí es donde confiamos en el skimmer de proteínas para eliminar los desechos orgánicos del agua.

El proceso de curado solo se completa cuando no se producen desechos, lo que observamos desde el skimmer, también al analizar el agua para determinar los niveles de amoníaco y nitrito.

Una vez que ambos han llegado a cero, la roca se considera segura para nuestros peces marinos. Finalmente, la roca se transfiere del contenedor de curado de rocas y se coloca en nuestros tanques.

Si te ha gustado, por favor comparte este post en tus redes sociales favoritas para que podamos llegar a más gente. ¡¡Muchas Gracias!! 😉

También te puede interesar: